¡La televisión ha muerto!

Publicado: octubre 20, 2010 en Opinión, Uncategorized

Por Sybila Oxley. Licenciada en Artes. Magister© en Comunicación y Educación.   

En realidad, cuando la señal analógica se acabe y comiencen sus transmisiones los nuevos canales digitales, estaremos ante una más de las tantas muertes que ha sufrido la TV desde su aparición. Como siempre, es el desarrollo tecnológico quien pareciera poner en peligro la vida de uno de los medios de comunicación que más impacto social ha tenido en el mundo entero.

 Según la Real Academia Española, en el pensamiento tradicional, morir implica la separación del cuerpo y el alma, y esta imagen no está lejos de lo que pareciera le ocurre a la televisión desde hace un tiempo ya. Sin embargo, este tema no puede ser discutido sin hacer antes una serie de precisiones.

Cuando hablamos de televisión, ¿nos referimos al aparato, al negocio, a la programación o a su lenguaje? En general, leyendo o escuchando sobre este tema, vemos que cada cual se refiere a cosas diferentes, lo que provoca no pocas incomprensiones y desacuerdos. En el caso de este artículo, en particular, hablaré del “aparato televisión”, y del “lenguaje televisivo”. Del negocio me quedaré fuera por razones obvias, y de la programación… para qué pasar rabias.

En cuanto al objeto, la actual revolución tecnológica anuncia la muerte del televisor como lo conocemos. Los nuevos modelos, se presentan como híbridos entre TV y PC, y nos permitirían acceder tanto a contenidos audiovisuales, como a navegar por internet, confiriéndole una nueva categoría a la experiencia de ver televisión: la interactividad. En esta lógica, los usuarios podrán seleccionar qué hacer, qué ver y en qué momento, e incluso, desde qué ángulo observar. Sin embargo, en lo que a reciprocidad de la interacción se refiere, sin duda queda mucho por investigar.

Por otra parte, en cuanto su lenguaje, la televisión atraviesa una muerte menos clara, y más extensa de abordar. Uno de los aspectos que diferenció a la TV del cine, y que se constituyó como su núcleo, fue el dispositivo-lenguaje de la “toma directa”, concepto desarrollado, entre otros, por el argentino Mario Carlón. En un principio, la toma directa era sinónimo de realidad, o veracidad, sin embargo, con el tiempo hemos visto como la realidad se ha ido apoderando de la práctica de “poner en escena” de los hechos.

Un claro ejemplo de esto, es lo que hemos visto estos días con el rescate de los 33 mineros en Copiapó. La maquinaria, la cápsula fénix, el público, las autoridades, todo distribuido y dispuesto para las cámaras, transformando esta tragedia en el reality show más impactante que hayamos visto hasta ahora.

Sin duda a la “toma directa” le quedan años de vida. Pero quién pareciera sucumbirá en el camino es el dispositivo-lenguaje de la imagen grabada, más propia del cine. La hipótesis detrás de esta presunta muerte, es que pareciera ser que, hoy en día, la necesidad de “contacto con la realidad” y de conocimiento acerca de lo que sucede fuera de las puertas de nuestra casa, le gana al deseo de evasión con el que se ha asociado a la televisión en ocasiones. Pero, ¿estamos seguros que lo que se presenta ante nuestros ojos, es verdadero?

 Entender que la televisión ya no es sólo un medio de comunicación de masas, sino un dispositivo en desarrollo, es fundamental dentro del actual escenario legislativo sobre televisión digital en Chile. Advertir que la nueva norma no es sólo objeto de cambio tecnológico, sino de formas de producción y apropiación de sentido, también. Constatar que, así como somos testigos de una más de sus muertes, somos protagonistas de este nuevo nacimiento, es lo que debe convocarnos a participar activa y propositivamente. No sea cosa que dejemos a la televisión morir, y con ello nuestra capacidad de reflexionar y exigir.

Anuncios
comentarios
  1. Pilar Zúñiga dice:

    Que increíble como estamos asistiendo hace tanto tiempo ya a la agonía de la televisión y nos hemos mimetizando con ella, al punto de suponer que lo que ocurre en la tv es LA realidad, la única existente.
    Parece ser que mientras más compleja se va poniendo la tecnología, más simplones se van poniendo los contenidos… No importa el fondo, solo la forma.

    Super bueno tu artículo Syb! me encantó el titulo.
    ¡Vamos que se puede resucitar a este medio muerto!

  2. josefina dice:

    Muy buen artículo y la ilustración es una de las mejores que he visto en estos últimos años. Escuchaba hace poco al comunicador argentino Dardo Ceballos, que plantea que no hay medios de comunicación de masas y que quizás la web 2.0 será el comienzo de un real funcionamiento de la dupla E-R (emirec) entre personas “reales” que deciden su mensaje. Y ahondando en el reality cotidiano de la TV, ¿habrá algo más patético, doloroso, humillante, que los mineros arrodillados (¿en una fiesta?) micrófono en mano, pidiendo matrimonio a sus parejas, todos vestidos para una especie de gala, frente a una audiencia-circo romano aún más degradada?
    Felicitaciones

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s